Se prevé que el club forme una ciudad deportiva allí aunque realmente no se pudo llevar a cabo debido a que el suelo sobre el que se ha levantado el campo de entrenamiento está calificado como rústico no urbanizable, según el Plan General de Ordenación Urbana de Alicante. Lo bautizaron «Salus» por una panadería, principal colaborador con las tardes futboleras que eran unos verdaderos picnics, donde carniceros y otros proveedores hacían también lo suyo.